Es, Alcántara, un escultor de talla directa; un artista que esculpe y pinta los ecos de la Humanidad desde los principios míticos, y la apreciación clásica, al racionalismo que teje la Historia con mimbres de múltiples veneros. De ahí que en su obra se aprecien los cuerpos y las formas que conllevan materia con significados. En la exposición que se abre en la Casa de la Entrevista, comisariada por Tomás Paredes, presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte, con las esculturas enigmáticas  se muestran pinturas que bien parecen ideas o expresiones a modo de ráfagas en colores.

Esculturas producidas en piedra de Colatorao en las que la negritud alumbra un primitivismo que conduce a la vanguardia con su simbolismo en torno a las fuentes del pensamiento, o a la maternidad que mantiene el cauce, en obras como ‘Hacedor de lluvia’, ‘Guerrero yacente’ o ‘Maternidad’. Y piezas en alabastro, ´Macedonio’; en pedernal, ‘El grito’; piedra Colmenar, ‘Desnudo’ o ‘Calipso’. Con otras esculturas, ‘Palas Atenea’o ‘Dragón. Son realizaciones de un escultor que conoce su oficio, y logra sacar de la piedra las formas que recrean intuiciones, búsquedas, creencias, mitos y leyendas que son como el soplo que hace que la Humanidad se mueva. Y a este conjunto de esculturas el artista agrega óleos, tinta o temple sobre lienzo, aluminio, papel couché o melamina que son un alarde de técnicas y rizos poéticos donde los colores animan sus formas o líneas imaginadas sobre temas como ‘Recien casados’, ‘El baile’, ‘Familia’ o ‘Dragón’.

Es la obra de uno de los escultores-verdad del panorama actual; un artista que oficia su labor sumando conocimientos. El comisario de la exposición, Tomás Paredes, habla de esta breva antología de su quehacer, ‘desde el primitivismo inicial al racionalismo, pasando por Grecia y las vanguardias, con especial incidencia en futurismo y cubismo: la escultura. Detalles de su pintura en movimiento y un dibujo de una serie actual, que será punto de inflexión en su obra. De 1985 a 2013, treinta años de soledad, que certifican esta visión caleidoscópica de hacer arte’.

Andrés Fernández Alcántara (Torredelcampo, Jaén, 1960) presentó su primera exposición individual en Madrid en 1988, y desde entonces ha mostrado su obra en espacios españoles, portugueses, franceses, belgas y chinos. En 1988 fue Premio-adquisición en la I Bienal de Escultura de Murcia; en 1990, Primer Premio de Certamen Caja Madrid; en 1995, Primer Premio del Concurso de Escultura de Punta Umbría (Huelva) y en 1996, Primer Premio Jacinto Higueras en Santisteban del Puerto, Jaén. Su obra figura en importantes colecciones españolas y extranjeras. La exposición de Alcántara en Casa de la Entrevista, de Alcalá de Henares (Madrid), se mostrará hasta el 26 de julio de 2013.